viernes, 20 de octubre de 2017

MÚSCULOS DEL MUSLO

CÓMO TRABAJAR LA CREATIVIDAD UTILIZANDO LAS CARRERAS DE RELEVO

Hoy vamos a ver cómo contribuir al desarrollo de la creatividad a través de las carreras de relevo. Además veremos qué se suele buscar a través de este tipo de carreras, los beneficios y los aspectos a evitar cuando se ponen en marcha.

Pero antes, recordar que actualmente estamos con el curso de expresión corporal y que en la clase del miércoles pasado vimos la dimensión comunicativa: qué es, cómo se estructura y cómo podemos trabajarla a través de ejemplos prácticos.

Y ahora sí, vamos al tema que nos ocupa 

Reproductor dUtiliza las teclas de flecha arriba/abajo para aumentar o disminuir el volumen.

Índice de contenidos

Ya he hablado en varias ocasiones del desarrollo de la creatividad desde la educación física: desde desplazamientos, trabajo con aros, con equilibrio, a través del acrosport
He hablado de la importancia que tiene para la formación de los chicos la creatividad y cómo no podemos dejarla de lado desde el movimiento.
Hoy quiero añadir otro pasito más.
Trabajar la creatividad a través de las carreras de relevo.
Pero vamos a empezar por el principio.

¿Qué son las carreras de relevo?

Las carreras de relevo es uno de esos recursos en educación física que se suelen utilizar con bastante asiduidad.
De un modo un otro, pueden encajar bien en casi cualquier contenido que estemos dando: carreras individuales, en equipos, un objeto es el que avanza, con desplazamientos variados, realizando alguna habilidad concreta, etc.
Pero, ¿qué son las carreras de relevo?
Las carreras de relevo son pruebas que se realizan en equipo, todos tienen que hacer una misma actividad, pero de forma alternativa. Es decir, mientras uno realiza la actividad el resto tiene que esperar a que su compañero la complete para que le de el turno y pueda comenzar a realizar la actividad el siguiente del equipo. Así, hasta completar todo el equipo la actividad.
Esta actividad puede variar: recorrer una distancia en carrera, saltando la comba, con obstáculos de por medio, pasar una pelota de un compañero a otro y colocarse al final, en parejas llevar una pelota espalda con espalda, etc.
Variables infinitas.
Pero, veamos cuál suele ser el fin último de éstas cuando las utilizamos.

¿Qué se busca con las carreras de relevo?

Con las carreras de relevo, generalmente se buscan dos fines:
  • Desarrollar una habilidad física en concreto.
  • O buscar un fin social.
(Si las utilizas con otros fines, puedes dejar un comentario y enriquecer este artículo)
Se podrían poner muchos ejemplos.
Referentes al desarrollo de una habilidad: una carrera de relevo con diferentes obstáculos para favorecer el desarrollo de las habilidades motrices básicas; una carrera de relevo de distancia corta para trabajar las capacidades físicas básicas; una carrera de relevo realizando un bote para trabajar una habilidad de un deporte…
Referente a aspectos sociales también existen multitud de ejemplos, aunque aquí la cosa no está tanto en la actividad planteada como en el enfoque que el docente le otorgue a la prueba. Es decir, se puede utilizar una misma carrera de relevo para fomentar la integración de ciertos chicos, para fomentar el respeto hacia los demás, para desarrollar la cooperación, etc.
Incluso, en la mayoría de ocasiones se aúna buscar, en una misma carrera de relevo, fines relativos a habilidades motrices junto a habilidades sociales.
Pero pocas veces se suelen utilizar para, además de algunos de estos fines, contribuir al desarrollo de la creatividad.
Y vemos cómo podemos utilizarlas para este fin.
Pero antes de adentrarnos en esto, vamos a ver algunos beneficios de utilizar las carreras de relevo y qué tenemos que evitar.

Beneficios de las carreras de relevo

Las carreras de relevo pueden ser un recurso excelente o todo lo contrario. La carrera de relevo en sí no tiene muchos beneficios, sino que la mayoría que podemos asociar a éstas vendrán dadas del enfoque y la manera de utilizarla que tenga el docente.
Aún así, resalto un par de estos beneficios:
  • Es un buen medio para hacer que los chicos den el máximo de sí mismos para contribuir al fin del grupo. (Ojo, que esto fácilmente podría volverse a la contra).
  • Es un recurso que se adapta a cualquier contenido con un poco de imaginación.

Inconvenientes de las carreras de relevo

Ya hablé en un artículo de cuáles son esos inconvenientes de las carreras de relevo y cómo poder resolverlos:
  • La motivación de los chicos hacia las carreras de relevo está en proporción a la destreza que tenga con la carrera. Es decir, al chico que más corre lo motiva más que al que menos.
  • A veces se vuelven estáticas, muchos chicos esperan mientras 4-5 hacen actividad.
  • Si el ambiente es competitivo, los chicos que aportan menos al grupo reciben el reproche del resto del equipo. Esto hace que la autoestima de estos chicos, ya de por sí maltrecha, se deteriore más.
La solución a estos inconvenientes los hablo en este artículo y básicamente, todas las soluciones, se reducen a no dejar en evidencia al chico delante de sus compañeros.

Cómo trabajar la creatividad con las carreras de relevo

Vamos a añadir un elemento más en el trabajo de las carreras de relevo.
Vamos a quitar el foco de la carrera en sí.
El correr más o menos nunca será motivo último del éxito.
Veamos algunas opciones para trabajar y desarrollar la creatividad.
  • Crear un muñeco de nieve. Se saca el material de educación física (aros, picas, pañuelos, discos voladores,…). El material se coloca en un lugar concreto. Los chicos tienen que salir a correr a por un material (solo pueden coger un material por carrera) y de regreso sale su compañero. Con el material que van transportando el objetivo es hacer un muñeco de nieve. ¿Quién ganaría? Si estamos potenciando la creatividad, ellos mismos podrían valorar cuál es el muñeco de nieve que más les ha gustado. O, simplemente pueden observar lo que a otros grupos y enriquecerse con la observación de lo que han hecho los demás grupos. (Inspirado en este artículo, en inglés)Variante: Crear cualquier otro personaje: un personaje de algunos dibujos animados, algún superhéroe y que escenifiquen su poder, etc.
  • Construir un cuadro. Sigamos pensando en desarrollar la creatividad. El objetivo es, utilizando el material que consigan obtener, reproducir un cuadro. Para no dejar la cosa tan abierta, es recomendable acotarlo: un paisaje de montaña, una guitarra (mágica), una casa (encantada), un coche (fantástico), etc. En función de la edad de los chicos podremos avanzar a aspectos más abstractos.
  • Jugar a ser pintores. Se le enseña a los chicos varios cuadros de Picasso (por ejemplo), sin más. El objetivo será, con el material que sean capaces de conseguir, desarrollar algo con esencia similar. Al principio se les puede decir que traten de reproducir un cuadro concreto que les enseñe y posteriormente que creen algo similar. Ellos mismos podrían explicar al resto de la clase los motivos de por qué han dispuesto el material de ese modo y qué representan.
  • Escultores. La idea sería enseñarles alguna escultura concreta y con el material tener que construir una diferente basándose en la que se les ha enseñado (por ejemplo, el discóbolo).Nota: este se podría considerarse una variante del muñeco de nieve, pero creo que tendría entidad propia debido a que acoge una disciplina del arte diferente.
Esto son 4 ejemplos. Como siempre, si se te ocurre algún otro… déjalo en el artículo y lo mejoraremos entre todos.
Esto son solamente 4 ejemplos y no quiere decir que haya que utilizarlos todos. Lo importante de estos ejemplos es saber para qué se utilizan, con qué propósito, con que fin.

Conclusiones

Las carreras de relevo es un recurso muy utilizado en la educación física, normalmente, con fines de desarrollo de habilidades motrices o sociales, pero poco para el desarrollo de la creatividad.
En este artículo hemos visto algunos beneficios de las carreras de relevo y qué aspectos debemos evitar, así como algunas opciones para trabajar la creatividad.
Un recurso, que sin duda, recomiendo llevar a cabo. ¡Probadlo!
 https://www.elvalordelaeducacionfisica.com/trabajar-creatividad-utilizando-las-carreras-de-relevo/

jueves, 19 de octubre de 2017

DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

https://www.facebook.com/didacticadelaeducacionfisica/photos/a.220059028141842.1073741831.219222404892171/925106147637123/?type=3&theater

SI SU HIJO BAILE SERÁ MÁS FELIZ

Si su hijo baila será más feliz

Un estudio de la Universidad constata que los niños de Primaria que practican danza están más satisfechos que aquellos que optan por otras actividades físicas

18.10.2017 | 02:31
Si su hijo baila será más feliz
Los niños que bailan son más felices. Un estudio realizado en la Universidad de Vigo constata que los alumnos de Primaria que practican danza moderna dicen sentirse más satisfechos que los compañeros que optan por otras actividades físicas como la gimnasia rítmica, las artes marciales, la natación o el fútbol. La investigación confirma que estos alumnos poseen una buena autoestima, lo que unido a la creatividad, el ritmo y la música que aporta el baile como elementos diferenciales explicaría sus levados niveles de bienestar.
Todo partió de la experiencia personal de una de las autoras del trabajo, Sara Ramallo, como profesora de baile, una práctica que en España se sitúa en torno al 12% de la población juvenil. "Su percepción era que estos niños eran más felices y decidimos medirlo con una pequeña muestra que ahora nos gustaría ampliar", explica Maite Abilleira, investigadora predoctoral en el grupo Remoss y profesora becaria en la facultad pontevedresa de Ciencias de la Educación y el Deporte. El equipo que realizó el trabajo lo completan María Fernández y Javier Prieto.
La muestra está formada por 74 niños de entre 7 y 12 años del CEIP Seis do Nadal y de las escuelas de danza moderna Bambú, de Nigrán, y Unidance, de Vigo. Y para conocer sus niveles de autoestima los investigadores utilizaron un cuestionario (Escala de Harris) que mide sus niveles de autoestima y opinión de sí mismos.
Está demostrado que la actividad física es un factor decisivo para un óptimo desarrollo de la autoestima y, por tanto, de la personalidad y el bienestar psicosocial. Según los resultados, la danza no mejora el autoconcepto global de los niños por encima de las otras 6 actividades del grupo -gimnasia rítmica, patinaje, artes marciales, natación, atletismo y deportes de equipo-. Sin embargo, sí está relacionada con niveles más altos de felicidad y satisfacción y, en menor medida, de falta de ansiedad, autoestima física y popularidad.
Las puntuaciones entre niños y niñas fueron muy similares en el autoconcepto global de sí mismos, pero ellas obtienen mayores valores en algunas de sus dimensiones, incluida la de la felicidad, lo que indica una mayor autoestima, también en el ámbito físico.
Respecto a las diferencias por edades, los niños de mayor edad presentan un autoconcepto más alto, al contrario de lo que ocurre durante el periodo de la adolescencia. Los cursos más elevados de Primaria, que todavía no entraron en este estadio, valoran de forma más positiva que los de ciclos anteriores los diferentes aspectos de su personalidad y comportamiento. "Aunque ya los pequeños también empiezan a contaminarse y a preocuparse por su físico", advierte Abilleira.
"Si los niños tienen seguridad en sí mismos serán más felices. Cuando se sienten inseguros y con baja autoestima son más vulnerables y pueden acabar teniendo problemas", destaca Abilleira, que es titulada en Educación Infantil, sobre los beneficios de practicar danza.
En el artículo recientemente publicado en la revista Sportis con los resultados de este estudio, los autores aluden a la "capacidad motivadora" de la música como "factor determinante" en los niveles de felicidad de los alumnos.
Ella misma también ha constatado estos efectos positivos en sus clases de Lenguaje Corporal, asignatura de cuarto de carrera. "Para mis alumnas bailar era como una terapia y lograban desconectar", comenta.
El estudio revela asimismo la presencia minoritaria de niños en las clases de danza -solo uno frente a 28 compañeras-, mientras que la proporción se invierte en el caso de los deportes de equipo -una niña y 9 niños encuestados-.
"Lamentablemente, las actividades extraescolares todavía están segregadas por género, lo que muestra que no se está educando en la igualdad. A los niños les da vergüenza bailar, o no les dejan o prefieren jugar al fútbol porque le gusta a su padre. Pero cuando son niños ellos no ven ningún problema en la danza, no hay diferencias. Llegan después de forma externa", lamenta Abilleira.
http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2017/10/18/hijo-baila-sera-feliz/1769148.html

MÚSCULO ANTES Y DESPUÉS DE UNA MARATÓN

Ángel Gutierrez Sainz ha añadido 2 fotos nuevas.Seguir
Doctorsito... toy cansao, no recupero..., !Ya os vale iluminatis!... que no, que no se debe, NO SE PUEDE, someter al organismo a determinadas pruebas para demostrarle al vecino que estás hecho un berraco, ni al compañero de oficina. DESCANSA, RECUPERA, ENTRENA CON CALIDAD Y PERIODICIDAD. Ved la imagen... el daño muscular se prolonga hasta 3 semanas.
Que esto es como determinados hábitos tóxicos, el daño se va acumulando. Los médicos no queremos que se deje de hacer deporte, sino que se haga de modo que por esa causa después no vengan a la consulta, tengan problemas prematuros e irreparables y a veces la muerte.
NO es una buena idea correr una maratón y a las dos semanas otra. No. Y además, para el común de los mortales, la mas media, la mayoría de la gente, no es una buena idea sencillamente correr una maratón. Aunque lo diga Nike, Adidas, New Balance, Saucony, Mizuno, Reebook, o los alcaldes de ciudades que te utilizan como figurante, como mamporrero, para sus interesas políticos o comerciales, a ver quien pone en fila y en pantalón corto dejándose las articulacionaes a más gente. ¡No es para todo el mundo!... ¡NO es POPULAR!, populares son las verbenas y las ferias. Incluso en coronarios, se viene demostrando que es más eficaz el entrenamiento de fuerza... . Extraído de un antiguo post de JL Chicharro
Lepretre y col, 2016; Int J Sports Med 10-nov, objetivo: comparar los efectos de 2 programas con similar carga de entrenamiento, basados en la combinación de AT (AEROBIO) y CT (FUERZA), sobre las respuestas cardiorrespiratorias en 32 pacientes coronarios.
Los resultados mostraron aumentos significativamente mayores de VO2pico en el grupo DE FUERZA.
Además, CT mejoró la potencia (W) y el VO2asociado al VT1.
Los resultados de este estudio mostraron la eficacia del entrenamiento de fuerza en la mejora de indicadores fisiológicos de capacidad funcional en pacientes con enfermedad coronaria.
¡Ala! Otro carro de enemigos y que me van borrando del facebook... . Ya os vale.
https://www.facebook.com/ivanrf83?hc_ref=ARTntmbTVQhWox7wOG2MhtNZsRjSurpwzRfYHqdJCFc19H2r4N4o2l2bTXe-68ei7Lg

miércoles, 18 de octubre de 2017

¿TODAVÍA CREES QUE LAS PESAS HACEN BAJITOS A LOS NIÑOS?

¿Todavía crees que las pesas hacen bajitos a los niños?

Cuando en los años 70 los investigadores japoneses estudiaron a los trabajadores en edad juvenil de las fábricas, los cuales pasaban horas y horas moviendo pesadas cargas y transportándolas de un lado para otro, observaron que estos niños eran anormalmente bajos y carecían de fuerza. A raíz de estos resultados concluyeron que el entrenamiento de fuerza impedía el correcto crecimiento del niño así como el desarrollo de la fuerza en los mismos. Pensaban que el trabajo con cargas podía dañar la placa de crecimiento de los huesos y que podía producir también una disminución de la testosterona necesaria para el desarrollo de la fuerza. Todo esto, unido a la observación de que los mejores levantadores de pesas tenían una estatura baja, hizo pensar erróneamente que el trabajo con pesas en los niños impedía el crecimiento y el desarrollo correcto de su fuerza. Actualmente sabemos que la baja estatura de estos niños y su déficit de fuerza se debía a la malnutrición y a la incorrecta nutrición de estos niños. En el caso de los levantadores de pesas, la baja estatura no es un efecto, sino una selección natural por la que los sujetos de baja estatura tienen ventajas mecánicas sobre los de mayor altura a la hora de levantar las cargas.
KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA
En un reciente estudio de revisión publicado por la revista Pediatrics, hemos podido observar que el trabajo con cargas en los jóvenes no sólo no es perjudicial para el crecimiento y la fuerza sino que es beneficioso, incluso esencial.
En esta revisión de Pediatrics, los investigadores del Instituto de ciencias del entrenamiento y el deporte de Colonia, analizaron los estudios de 60 años de jóvenes y halterofilia. Los estudios comprendían niños de edades entre 6 y 18 años. Los científicos encontraron que, niños y adolescentes se beneficiaron del entrenamiento con pesas. Además, y para sorpresa de los investigadores, las ganancias de fuerza de los niños se producían de manera lineal conforme avanzaba el entrenamiento. No se observó un pico de desarrollo de la fuerza como cabría esperar debido a la pubertad y la secreción de hormonas correspondiente. También se observó que el desarrollo de la fuerza era dependiente del número de veces que se entrenaba por semana.
La conclusión general de todos los investigadores fue que “a pesar del estado de maduración los niños y adolescentes generalmente parecen capaces de aumentar su fuerza muscular.”
También es interesante destacar que los jóvenes consiguen su mejora de la fuerza en base a mecanismos neuromusculares, no en base a la hipertrofia. En otras palabras, los músculos de los jóvenes previo al pico de testosterona, no aumentan excesivamente de tamaño sino que mejoran sus mecanismos de control y de activación a la hora de trabajar con cargas o enfrentarse al movimiento. En esencia, parece ser que el trabajo de fuerza en jóvenes permite a sus músculos liberar y utilizar toda esa energía latente que de otra manera quedaría desaprovechada.
Es este último hecho el que hace esencial el trabajo de fuerza en los niños. Si un niño se sienta delante de una pantalla o de una pizarra durante horas, y después se levanta para ir al campo de fútbol o de baloncesto, no es de extrañar que no tengan la suficiente resistencia en sus tejidos para soportar las fuerzas involucradas en sus deportes. Esto contribuye a la lesión.
41MwP6IetYLDe esta manera el entrenamiento de fuerza es capaz de disminuir la incidencia de lesiones tanto en atletas jóvenes como en futuros deportistas de élite y no al contrario. De hecho el mayor número de lesiones producidas durante el entrenamiento de fuerza se debe a la falta de supervisión de los niños mientras están entrenando. La mayoría de estas lesiones se deben a la caída de pesas en los pies o a enganches en los dedos con las máquinas. Por ello, y para evitar accidentes, es esencial la supervisión de los programas de entrenamiento de fuerza los jóvenes.
Los expertos están de acuerdo en que la edad ideal para empezar el entrenamiento de fuerza se sitúa entre los 7 y los 12 años. Este trabajo de fuerza no tiene porque implicar necesariamente pesas convencionales. El cuerpo no entiende de mancuernas, barras o discos. Un balón medicinal, el propio peso del cuerpo, palos de escoba, pueden ser igual útiles para desarrollar la fuerza en adolescentes. Conforme va ocurriendo la maduración, el uso de cargas más pesadas es realmente beneficioso para continuar las mejoras de fuerza.
Los jóvenes y la halterofilia
Como ya hemos visto anteriormente la halterofilia ha sido injustamente considerada como un deporte que impedía el correcto crecimiento de los niños, y que condicionaba una baja estatura entre sus participantes. También hemos comentado que esta conclusión errónea se pasa en la mera observación de la baja estatura de los competidores en halterofilia. Hemos visto que esta baja estatura les ofrece una ventaja mecánica, y no es una consecuencia de su entrenamiento.
Roxanne-Front-Squat-CrossFit-626-KidsEl crecimiento de los huesos largos se produce a través de los cartílagos de crecimiento, que una vez se osifican, pierden la capacidad de continuar creciendo. La lesión de esta placa de crecimiento, durante el desarrollo del niño, puede resultar en un retraso del crecimiento de ese hueso largo en concreto. Un registro de lesiones en adolescentes, nos muestra que no existe relación entre el daño en el cartílago de crecimiento y la halterofilia. De hecho, los deportes que más incidencia tienen en el daño del cartílago de crecimiento son el fútbol, el baloncesto, el fútbol americano, el patinaje y el ciclismo.
Una planificación sensata y supervisada del entrenamiento de halterofilia, no sólo es segura para el niño, sino que aporta ventajas en su desarrollo, tales como la mejora de la fuerza, la velocidad, el autoestima, y la resistencia a las lesiones.
Más referencias relacionadas:
↵ Faigenbaum AD. Strength training for children and adolescents. Clin Sports Med.2000;19 (4):593– 619 CrossRefMedlineWeb of Science
↵ Stricker PR. Sports training issues for the pediatric athlete. Pediatr Clin North Am.2002;49 (4):793– 802 CrossRefMedlineWeb of Science
↵ Blundell SW, Shepherd RB, Dean CM, Adams RD, Cahill BM. Functional strength training in cerebral palsy: a pilot study of a group circuit training class for children aged 4–8 years. Clin Rehabil.2003;17 (1):48– 57 Abstract/FREE Full Text
↵ McBurney H, Taylor NF, Dodd KJ, Graham HK. A qualitative analysis of the benefits of strength training for young people with cerebral palsy. Dev Med Child Neurol.2003;45 (10):658– 663 CrossRefMedlineWeb of Science
↵ Morris FL, Naughton GA, Gibbs JL, Carlson JS, Wark JD. Prospective ten month exercise intervention in premenarchal girls: positive effects on bone and lean mass. J Bone Miner Res.1997;12 (9):1453– 1462 CrossRefMedlineWeb of Science
↵ Blimkie CJ, Rice S, Webber CE, et al. Effects of resistance training on bone mass and density in adolescent females. Can J Physiol Pharmacol.1996;74 (9):1025– 1033 CrossRefMedlineWeb of Science
↵ Falk B, Tenenbaum G. The effectiveness of resistance training in children: a meta-analysis. Sports Med.1996;22(3):176– 186 MedlineWeb of Science
↵ Payne VG, Morrow JR Jr, Johnson L, Dalton SL. Resistance training in children and youth: a meta-analysis. Res Q Exerc Sport.1997;68 (1):80– 88 MedlineWeb of Science
Faigenbaum AD, Milliken LA, Loud RL, Burak BT, Doherty CL, Westcott WL. Comparison of 1 and 2 days per week of strength training in children. Res Q Exerc Sport.2002;73 (4):416– 424 MedlineWeb of Science
↵ Stricker PR, Van Heest JL. Strength training and endurance training for the young athlete. In: Birrer RB, Griesemer BA, Cataletto MB, eds. Pediatric Sports Medicine for Primary Care. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2002:83– 94
↵ Ramsay JA, Blimkie CJ, Smith K, Garner S, MacDougall JD, Sale DG. Strength training effects in prepubescent boys. Med Sci Sports Exerc.1990;22 (5):605– 614
↵ Blimkie CJ. Resistance training during preadolescence: issues and controversies. Sports Med.1993;15 (6):389– 407 MedlineWeb of Science
↵ Faigenbaum AD, Westcott WL, Micheli LJ, et al. The effects of strength training and detraining on children. J Strength Cond Res.1996;10 (2):109– 114 CrossRef
↵ Kraemer WJ, Fry AC, Frykman PN, Conroy B, Hoffman J. Resistance training and youth. Pediatr Exerc Sci.1989;1(4):336– 350
Ozmun JC, Mikesky AE, Surburg PR. Neuromuscular adaptations following prepubescent strength training. Med Sci Sports Exerc.1994;26 (4):510– 514
↵ Guy JA, Micheli LJ. Strength training for children and adolescents. J Am Acad Orthop Surg.2001;9 (1):29– 36 Abstract/FREE Full Text
↵ Fleck SJ, Kraemer WJ. Designing Resistance Training Programs. 3rd ed. Champaign, IL: Human Kinetics Books; 2004
↵ Webb DR. Strength training in children and adolescents. Pediatr Clin North Am.1990;37 (5):1187– 1210 MedlineWeb of Science
↵ Flanagan SP, Laubach LL, DeMarco GM Jr, et al. Effects of two different strength training modes on motor performance in children. Res Q Exerc Sport.2002;73 (3):340– 344 MedlineWeb of Science
↵ Häkkinen K, Mero A, Kauhanen H. Specificity of endurance, sprint, and strength training on physical performance capacity in young athletes. J Sports Med Phys Fitness.1989;29 (1):27– 35 MedlineWeb of Science
↵ Cahill BR, Griffith EH. Effect of preseason conditioning on the incidence and severity of high school football knee injuries. Am J Sports Med.1978;6 (4):180– 184 FREE Full Text
↵ Hejna WF, Rosenberg A, Buturusis DJ, Krieger A. The prevention of sports injuries in high school students through strength training. Natl Strength Coaches Assoc J.1982;4 (1):28– 31
↵ Hewett TE, Meyer GD, Ford KR. Anterior cruciate ligament injuries in female athletes: part 2—a meta-analysis of neuromuscular interventions aimed at injury prevention. Am J Sports Med.2006;34 (3):490– 498 Abstract/FREE Full Text
↵ US Consumer Product Safety Commission. National Electronic Injury Surveillance System [database]. Available at: http://www.cpsc.gov/library/neiss.html. Accessed March 29, 2007
↵ Risser WL, Risser JM, Preston D. Weight-training injuries in adolescents. Am J Dis Child.1990;144 (9):1015– 1017 Abstract/FREE Full Text
↵ Risser WL. Weight-training injuries in children and adolescents. Am Fam Physician.1991;44 (6):2104– 2108 MedlineWeb of Science
↵ Mazur LJ, Yetman RJ, Risser WL. Weight-training injuries. Sports Med.1993;16 (1):57– 63 MedlineWeb of Science
↵ Weltman A, Janney C, Rians CB, et al. The effects of hydraulic resistance strength training in pre-pubertal males. Med Sci Sports Exerc.1986;18 (6):629– 638
↵ Bailey DA, Martin AD. Physical activity and skeletal health in adolescents. Pediatr Exerc Sci.1994;6 (4):330– 347
↵ Steinherz LJ, Steinherz PG, Tan CT, Heller G, Murphy ML. Cardiac toxicity 4 to 20 years after completing anthracycline therapy. JAMA.1991;266 (12):1672– 1677 Abstract/FREE Full Text
↵ Maron BJ, Chaitman BR, Ackerman MJ, et al. Recommendations for physical activity and recreational sports participation for young patients with genetic cardiovascular diseases. Circulation.2004;109 (22):2807– 2816 Abstract/FREE Full Text
↵ American Academy of Pediatrics, Committee on Sports Medicine and Fitness. Adolescents and anabolic steroids: a subject review. Pediatrics.1997;99 (6):904– 908 Abstract/FREE Full Text
↵ Gomez J, American Academy of Pediatrics, Committee on Sports Medicine and Fitness. Use of performance-enhancing substances. Pediatrics.2005;115 (4):1103– 1106 Abstract/FREE Full Text
↵ Harris SS. Readiness to participate in sports. In: Sullivan JA, Anderson SJ, eds. Care of the Young Athlete. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics and American Academy of Orthopaedic Surgeons; 2000:19– 24
↵ Stone MH, Pierce KC, Sands WA, Stone ME. Weightlifting: a brief overview. Strength Cond J.2006;28 (1):50– 66
Byrd R, Pierce K, Reilly L, Brady J. Young weightlifters’ performance across time. Sports Biomech.2003;2 (1):133– 140 CrossRefMedline
↵ Hamill BP. Relative safety of weightlifting and weight training. J Strength Cond Res.1994;8 (1):53– 57 CrossRef
↵ Cahill BR, ed. Proceedings of the Conference on Strength Training and the Prepubescent. Rosemont, IL: American Orthopaedic Society for Sports Medicine; 1988:1– 14
↵ Faigenbaum A, Kraemer W, Cahill B, et al. Youth resistance training: position statement paper and literature review. Strength Cond.1996;18 (6):62– 76
↵ Faigenbaum AD, Kraemer WJ, Blimkie CJ, Jeffreys I, Micheli LJ, Nitka M, Rowland TW. J Strength Cond Res. 2009 Aug;23(5 Suppl):S60-79.Youth resistance training: updated position statement paper from the national strength and conditioning association.
baby-weightlifting

domingo, 8 de octubre de 2017

martes, 3 de octubre de 2017

"LOS ALUMNOS QUE NO COMPITEN TIENEN UNA MEJOR SALUD MENTAL"

 

El pionero del aprendizaje cooperativo David Johnson aclara por qué todas las escuelas deberían implantar ese modelo

En los años 60 David Johnson (Indiana, 1940) y su hermano Roger comenzaron una cruzada contra el aprendizaje competitivo e individualista que imperaba en las escuelas de Estados Unidos. Su objetivo era dar la vuelta a la creencia de que solo los más aptos sobreviven y demostrar que el aprendizaje cooperativo era la clave para encajar en la sociedad, encontrar un empleo en el futuro y saber sobreponerse a la ansiedad. Fundaron el Centro de Aprendizaje Cooperativo de la Universidad de Minnesota y desde entonces han publicado más de 100 investigaciones y han formado a más de un millón de profesores de diferentes partes del mundo. Hoy tienen centros formativos en Shanghái, Japón, Noruega o España, donde se enseña una metodología desarrollada por ellos y construida sobre cinco pilares. 
El pionero del aprendizaje cooperativo David Johnson.
El pionero del aprendizaje cooperativo David Johnson. VÍCTOR SAINZ
Considerados los padres del aprendizaje cooperativo, los hermanos Johnson fueron los primeros en recopilar y contrastar más de 550 estudios publicados sobre el tema desde 1898 para elaborar después sus propias investigaciones, un trabajo por el que han recibido más de una decena de premios, entre ellos el Brock International Prize for Education en 2007, concedido por la Universidad de OklahomPregunta. ¿Qué es el aprendizaje cooperativo y por qué se debería usar en las escuelas?David Johson, profesor de Psicología Educacional en la Universidad de Minnesota, contestó a las preguntas de este diario en el I Congreso de Innovación Educativa celebrado hace dos semanas en Zaragoza y organizado por el Gobierno de Aragón, un foro de dos días al que acudieron 1.400 profesores para intercambiar experiencias sobre las últimas metodologías en el aula.
Respuesta. Mucha gente tiene una idea equivocada. Juntar a personas en la misma habitación, sentarlas en círculo y decirles que son un grupo no quiere decir que vayan a cooperar de forma efectiva. Es necesario que se den cinco elementos esenciales que son los que integran nuestra metodología. El más importante es la interdependencia positiva, que implica que todos los integrantes del grupo perciban que el éxito individual no se dará si no triunfan todos. Si uno falla, todos pierden. La clave es entender que los esfuerzos individuales no serán en beneficio propio, sino del grupo. Este método de trabajo consigue que las personas se preocupen por el éxito de los demás, un elemento básico para la convivencia. Si las escuelas promueven la cultura de ser el número uno, a la vez están animando a esos mismos alumnos a desalentar y obstruir los esfuerzos de los otros. En las competiciones solo ganan unos pocos.
P. Sus estudios han demostrado que la competitividad entre alumnos no mejora los resultados académicos. ¿Por qué sigue instalado ese sistema en las escuelas?
R. A mediados de los sesenta cuando Roger y yo comenzamos a interesarnos por el tema, la competitividad y el individualismo dominaban los sistemas de enseñanza en primaria, secundaria y en la Universidad. Era el llamado darwinismo social, que consiste en aplicar la teoría de la evolución de Darwin al campo educativo: los estudiantes tienen que aprender a sobrevivir en un mundo en el que unos se comen a otros y solo los más aptos sobreviven. En ese momento, el aprendizaje cooperativo era relativamente desconocido e ignorado por los educadores. Afortunadamente, hoy es una de las metodologías escogidas en todos los niveles educativos. Es muy raro encontrar a un profesor que no conozca este tipo de aprendizaje.
P. ¿Cuál es el principal problema que se da en las aulas?
R. Se ignora completamente la interacción entre los estudiantes. Los programas de formación del profesorado destinan la mayor parte del tiempo a enseñar a los docentes a lidiar con los alumnos y les muestran cómo deben reaccionar a los materiales de clase. Sin embargo, la interacción entre los alumnos es esencial y dice mucho de cómo aprenderán o de cuánta autoestima serán capaces de adquirir. No tiene sentido que los estudiantes compitan entre ellos para ver quién saca un sobresaliente y se sitúa por encima de los demás. Ese modelo ha caducado y hasta las empresas tecnológicas como IBM contratan a los que saben trabajar en grupo. A principios de los 2000 una investigación de una consultora señaló que el principal motivo por el que los estadounidenses dejan su trabajo es la falta de habilidades sociales de su jefe. El individualismo ya no vale. 
P. ¿Por qué se les considera los padres del aprendizaje cooperativo? ¿Qué han aportado que no hicieran las investigaciones previas?
R. Se nos puede considerar los pioneros del aprendizaje cooperativo de la edad moderna, pero antes de nosotros hubo decenas de autores. El filósofo romano Séneca abogaba por este tipo de aprendizaje con afirmaciones como Qui docet discet, que quiere decir que el que enseña aprende dos veces. En el movimiento por la escuela pública de los Estados Unidos de comienzos del siglo XIX también hubo una fuerte defensa de esta corriente. No es algo nuevo. El hecho de enfrentarse a puntos de vista opuestos genera incertidumbre y conduce a la persona a buscar más información  para conseguir una conclusión más refinada y razonada. Además, nuestros estudios demuestran que el alumno debe reestructurar la información para retenerla en la memoria y una forma de lograrlo es explicar algo en voz alta a un tercero. 
P. De sus estudios se desprende que el aprendizaje cooperativo exige más esfuerzo y pese a ello resulta más atractivo para los estudiantes. 
R. Los beneficios se pueden dividir en tres grandes grupos: un mayor esfuerzo para el logro, una mejora de las relaciones interpersonales y también de la salud psicológica. El cooperativo es más complejo que el individualista porque el alumno tiene que conectar al mismo tiempo con la tarea que debe realizar y con el grupo. Los miembros del equipo tienen que aprender a liderar, a decantarse por un punto de vista, a comunicar o a manejar los conflictos. Nuestras investigaciones demuestran que trabajan más duro cuando lo hacen en grupo que en solitario. Aumenta la retención de información, tienen mayor capacidad para desarrollar argumentos, mayor motivación para seguir aprendiendo después de clase y mejores estrategias para la resolución de problemas. 
P. Parece que los estudiantes que cooperan saben manejar mejor su carácter y tienen mayor resistencia a la ansiedad. ¿Por qué?
R. Cada vez que dos estudiantes trabajan juntos, la relación cambia: se entienden mejor, se aceptan y se apoyan mutuamente tanto en lo académico como en lo personal. Cuando no compiten, mejora su salud mental; ganan autoestima y mejora su habilidad para lidiar con el estrés. El grado de vinculación emocional entre los estudiantes tiene un profundo efecto en su comportamiento en el aula. Cuanto más positiva es esa relación, menores son las tasas de absentismo y de abandono. El sentimiento de responsabilidad sobre el grupo incentiva las ganas de emprender proyectos de mayor dificultad y mejora la motivación y la persistencia para alcanzar una meta conjunta. El grupo se siente unido frente a ataques externos o críticas y crece el compromiso por el crecimiento personal y académico del resto de miembros del equipo. Los niños que requieren tratamiento psicológico suelen tener menos amigos y sus amistades son menos estables a largo plazo. La esencia de la salud psicológica es la habilidad de construir, mantener y modificar las relaciones con los demás para conseguir determinados objetivos. Los que no son capaces de gestionarlo suelen presentar mayores niveles de ansiedad, depresión, frustración y sentimientos de soledad. Son menos productivos y más inefectivos en combatir la adversidad. 
https://elpais.com/economia/2017/10/02/actualidad/1506942650_496359.html?id_externo_rsoc=FB_CM